DINÁMICA TERRESTRE. TECTÓNICA DE PLACAS

4. DORSALES: EXPANSIÓN DEL

FONDO OCEÁNICO

El descubrimiento del radar y el sonar, durante la 2ª Guerra Mundial, así como la creación de una red mundial de sismógrafos, inventados en el s. XIX, trajo nuevos datos que confirmaron el movimiento de los continentes y la expansión de los océanos.

ESTUDIOS DEL FONDO OCEÁNICO

Los estudios del fondo del océano aportaron datos sorprendentes de su relieve, composición y edad. EDAD DE LAS ROCAS La edad de las rocas del fondo del océano no es homogénea. Las rocas son más recientes cerca de las dorsales y se vuelven más antiguas a medida que nos alejamos de ellas (hasta unos 180 millones de años junto a los continentes).

PALEOMAGNETISMO

Debido a la existencia de un núcleo interno sólido y otro externo líquido, la Tierra genera un campo magnético que actúa como un imán. Debido a ello las brújulas, que llevan una aguja imantada, señalan al norte magnético. Se ha descubierto que este campo magnético puede invertirse y, en determinadas épocas de la historia de la Tierra, el polo norte magnético pasaba a ser el sur y viceversa. Cuando se forma una roca magmática por enfriamiento de la lava, si contiene minerales de hierro, éstos quedan orientados en la dirección del campo magnético existente en ese momento. Así, puede estudiarse la orientación del campo magnético terrestre en el pasado: paleomagnetismo. Cuando a mediados del s. XX se estudiaron las rocas del fondo oceánico, se descubrió que mostraban numerosas inversiones de polaridad y que estas inversiones se repetían de manera simétrica a ambos lados de las dorsales.

CONCLUSIONES

Los datos sobre volcanes y terremotos y del estudio de los fondos oceánicos llevaron a Harry Hess y Robert Dietz, por separado, a elaborar una teoría llamada de la expansión del fondo oceánico. Esta teoría puede resumirse en los siguientes puntos: Las dorsales oceánicas son lugares por donde emerge lava del manto, generando nuevo suelo oceánico y separando los continentes. Como la Tierra no aumenta de volumen, debe haber un mecanismo de compensación. Dicho mecanismo se da en las fosas oceánicas, donde la corteza oceánica se hunde bajo la continental y se incorpora al manto. Este proceso se denomina subducción. La formación de un nuevo océano pasa por las siguientes fases: Inicio de la dorsal: abombamiento. Las corrientes ascendentes de magma desde el interior del manto llegan a la litosfera y la abomban (punto caliente), formando un domo térmico (valle del Río Grande en EEUU). Dorsal joven: rift. El abombamiento de la litosfera la estira y adelgaza, pudiendo llegar a fracturarla con la formación de un punto triple. Este sistema de tres fracturas radiales puede originar valles de hundimiento llamados rifts (Valle del Rift africano). Un rift está formado por fallas escalonadas a ambos lados del valle. Si es suficientemente profundo, el magma procedente del manto puede aflorar por grietas y formar basaltos que terminan dando conos volcánicos  (Kilimanjaro, en África). Dorsal de mediana edad: mar estrecho. Cuando los rifts de dos o más puntos calientes se unen, forman una dorsal oceánica, que se ensancha y hace que el rift se inunde de agua marina. Así se forma un mar estrecho, por cuyo rift emana lava que añade cuenca oceánica y separa los bordes continentales (Mar Rojo). Dorsal madura: océano. El crecimiento de la litosfera oceánica convierte el mar en un océano (Océano Atlántico), que sigue creciendo y separando los continentes fracturados.
BIOLOGÍA Y GEOLOGÍA 4º ESO
BIOLOGÍA Y GEOLOGÍA
Expansión del fondo oceánico
“Para ir a donde no se sabe hay que ir por donde no se sabe.” San Juan de la Cruz “It must be a strange world not being a scientist, going through life not knowing--or maybe not caring about where the air came from, where the stars at night came from or how far they are from us. I WANT TO KNOW” Michio Kaku